miércoles, 16 de febrero de 2011

Quién no arriesga, no gana





- Y ahora pienso, ¿qué hubiera pasado si no hubiera arriesgado? ¿Cómo podría vivir sin todo esto?
- No entiendo a qué te refieres...
- Verás, yo siempre había dicho que quién no arriesga no gana, pero mi experiencia me decía que todas las veces que había arriesgado había acabado con las manos vacías. Pero entonces llegaste tú, y cambiaste todo. Me salvaste, en todos los sentidos posibles. Es cómo si hubieras conseguido que volviera a nacer. Le diste vida a mi corazón. Me cogiste con fuerza la mano y me sentí valiente, capaz de cualquier cosa. No había nada que me detuviera. Fuera donde fuera, aunque no estuvieras allí, tu sonrisa siempre venía conmigo. Desde entonces, me molestaba cualquier roce que no fuera de tu piel y los caminos sobre tu cuerpo me parecían más interesantes cada vez que los recorría. Y así sigue siendo desde que te conocí.

9 comentarios:

  1. Es muy lindo lo qe escribiste!
    Saludos..

    ResponderEliminar
  2. Increíble, siempre escribes cosas que yo también siento y a mi no me salen tan bonitas como te podrían salir a ti, pero al fin y al cabo creo que las dos hablamos del amor..:)
    un besito preciosa

    ResponderEliminar
  3. Y así te das cuenta de el verdadero valor de las personas...

    un besitto!=)

    ResponderEliminar
  4. seria bello que alguien te dijera esas palabras :')
    BELLISMO
    cuidate
    mil besos :D

    ResponderEliminar
  5. Hermoso texto! Gracias por pasarte por mi blog. Te dejo un beso enorme y que tengas un bonito fin de semana

    ResponderEliminar
  6. Hola! Actualizé mi blog con un nuevo relato. Pasate si quieres, tu opinion sera bienvenida! Un beso

    ResponderEliminar
  7. Me paso para decirte qe empiezo blog, ya qe el otro me fallaba.

    http://lacasittosverdes.blogspot.com/

    un besitto!=)

    ResponderEliminar