jueves, 24 de marzo de 2011

Siempre conmigo.



No me habléis de lo que es la felicidad si no le conocéis, no me digáis que es empezar un día con buen pie si nunca habéis despertado a su lado, no os atreváis a dejaros llevar si no son sus manos las que os guíen. Podría decir que siempre le llevo conmigo, pero quizás sea más acertado jurar que ya es parte de mi. Sólo hace falta mirar en sus ojos para saber que es él, que no hay nadie más que cause ese efecto sobre mi, ese efecto que hace que me tiemblen las rodillas con un mísero roce de su piel, que consigue hacerme volar por encima de todo  con los pies pegados al suelo, que me lleva a recorrer el mundo desde los bancos del parque, que sus heridas me duelen a mi y que me hace capaz de cualquier cosa con tal de hacerle sonreír. Que no hay nadie a quien pueda deberle tanta felicidad en tan poco tiempo.



5 comentarios:

  1. Que buena entrada! Me gusta tu blog, te sigo reina ♥

    ResponderEliminar
  2. Wow! Me encanta. Es tan bonito el amor :)
    Me siento identificada :D

    ResponderEliminar
  3. La foto le va genial al texto.(L)

    un besitto!=)

    ResponderEliminar
  4. me gusta tu blog y tus entradas ;)
    Espero poder leerte.
    Una invitación a mi blog: globosagua.blogspot.com
    Besos de purpurina, alicia.

    ResponderEliminar
  5. Chica, me ha encantado tu blog!! ¿Nos seguimos?
    Yo empiezo!:)

    Siéntete bienvenida:
    http://lovehermadly7.blogspot.com
    Un besazo!

    ResponderEliminar